Cita inolvidable: la boda que revolucionó Madrid con reyes, príncipes y una modelo argentina como invitados

0

Teresa Urquijo (27), nieta de Teresa de Borbón, y José Luis Martínez-Almeida (48), alcalde de Madrid, se casaron el sábado 6 en la iglesia del Sagrado Corazón y San Francisco de Borja de la capital española, en una boda multitudinaria que se convirtió en uno de los eventos más convocantes del año: estuvieron los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, sus hijas, las infantas Elena y Cristina, tres de sus nietos, Felipe y Victoria de Marichalar y Juan Urdangarin, Diego Simeone y Carla Pereyra, más una larga lista de aristócratas. “Ha sido el día más feliz de nuestra vida”, expresó el novio en sus redes sociales el día siguiente de dar el “sí, quiero”.

La novia remodeló el vestido de brocado de jacquard con bordado vegetal en hilo de plata con el que se casaron su madre y su abuela (diseño original de Pedro Rodríguez) para adaptarlo a su gusto y su figura (intervenido por el atelier Navascués), llevó cola, velo de tul de seda y unos espectaculares pendientes de diamantes que pertenecieron a su bisabuela, la infanta Alicia de Borbón. El novio, por su parte, lució un jacquet a medida con una levita que escondía un guiño a su equipo del alma, el Atlético de Madrid, firmado por la sastrería Fernández Prats. Teresa llegó ocho minutos tarde, acompañada de su padre, Lucas Urquijo. La cola de su traje, que sólo se quitó en la fiesta porque no quiso usar otro vestido, medía casi tres metros. Carla Pereyra lució muy elegante: llevó una creación de  The IQ Collection, tocado de red firmado por Mimoki, sandalias Gianvito Rossi, sobre de piel de pitón de la colección prefall 2024 de Yliana Yepez y alhajas Bvlgari en oro amarillo. A su llegada a la fiesta, la mujer de Diego Simeone posó con la reina Sofía, quien vistió un equipo de tres piezas en azul claro, formado por chaqueta (con bordados en un hombro y una manga), pantalones y blusa a juego, que combinó con cartera plateada. 
La infanta Cristina (con traje de dos piezas Escada y maxipendientes), el rey Juan Carlos, la infanta Elena (optó por un conjunto de Oscar de la Renta que complementó con collar de perlas) y Felipe de Marichalar. Detrás, Juan Urdangarin y Victoria de Marichalar.

FIESTÓN HASTA EL AMANECER

Tras la ceremonia religiosa, celebrada al mediodía, los quinientos invitados se trasladaron a la finca “El Canto de la Cruz” (una extensión de 27 hectáreas, propiedad de la familia de la novia, donde Teresa de Borbón-Dos Sicilias y BorbónParma, su abuela, cría caballos purasangre), ubicada en Colmenar Viejo, a 37 kilómetros de Madrid, para disfrutar de la fiesta organizada por la wedding planner Eva Iglesias que se prolongó hasta el amanecer. Después de un cóctel de bienvenida, los invitados ocuparon sus ubicaciones –todas las mesas estaban bautizadas con nombres emblemáticos de la ciudad de Madrid, como Puerta del Sol, Plaza de Cibeles o Parque del Retiro– para el almuerzo, que consistió en salpicón de bogavante y un segundo de solomillo de Wagyu. De postre se sirvió milhojas de crema con frutillas confitadas y brownie con crema de yogurt, frutillas y helado de vainilla, todo acompañado por una barra libre de vinos, cervezas y copas. A las seis de la tarde, la terraza de la casa, rodeada de naturaleza y con impresionantes vistas de la ciudad, se convirtió en la perfecta pista de baile: la inauguraron los recién casados, que cambiaron el clásico vals por el chotis “Madrid”, de Agustín Lara, en lo que fue un guiño a las costumbres más castizas de la capital española. Y, entre los aplausos de los invitados, terminaron fundidos en un abrazo.

Victoria de Marichalar -en la imagen junto a su hermano Felipe- eligió un diseño estampado de Himba Collection, que complementó con pendientes M de Paulet y clutch. El ex presidente español José María Aznar y Ana Botella, con túnica escote V.
Los duques de Huéscar, Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo, a su llegada a la iglesia. Ella lució una elegante creación de Devota & Lomba.
Los argentinos Carla Pereyra y Diego Simeone saludan a los recién casados. La invitación a la boda. La tapa de revista ¡Hola! de esta semana

Source: la nacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *