Cómo es el ladrillo del futuro patentado por un argentino que podría llegar a revolucionar la industria

0

De vivir en una excelente ciudad turística como San Martín de los Andes, Mauro Querejeta un experto que se desenvuelve en el sector de la construcción de viviendas patentó un invento que podría llegar a revolucionar la industria.

Es un Qbrick, (patentado con el número AR096569B1), un un mampuesto (ladrillo) tricapa con el cual se logra construir paredes y muros en forma práctica y sencilla, con el agregado de brindar una alta capacidad de aislación térmica y acústica que lo distingue de ladrillos similares existentes (ya sean de hormigón) de arcilla, o de ingredientes simples, especialmente arena, mezclada con cemento, cal y agente espumante).

«Esta tecnología permite transformar cualquier mampuesto conocido en uno con capacidades aislantes que superan incluso normas internacionales con niveles de eficiencia energética sin precedentes. Se trata de un ladrillo de tres capas compuesto por dos caras externas unidas a un núcleo aislante. Dada la gran posibilidad de combinaciones entre ladrillos y aislantes los niveles de valor k (valor K refiere a la conductividad térmica de los elementos, cuanto menor es el valor K de un elemento, mayor es su propiedad aislante) llegan a capacidades extraordinarias. Esto da como resultado un mampuesto con real ruptura de puente térmico, que, si bien se le incorpora mucha tecnología, no cambia en absoluto el tratamiento en obra ni la manera de construir muros tradicionales”, dijo Querejeta a Infobae.

Hoy en día, hay muchos sistemas de construcción que se centran principalmente en la eficiencia energética, porque el consumo responsable de energía no es un tema de marketing hoy en día.

Mauro Querejeta tardó 7 años en poder crearlo y patentarlo ante el organismo principal del registro de marcas de nuestro país

El ladrillo ha estado presente como elemento constructivo durante cientos de años en el desarrollo y construcción de las ciudades. Son una parte integral de la cultura humana. Querejeta, amplió: “Todos sabemos que es un ladrillo, incluso en muchos casos se utiliza como refugio de inversión y muchos destinan sus dólares en el segmento para que no se desvalorice la moneda o esta se aprecie con más fuerza”.

Según el inventor del ladrillo, cuya patente está radicada en el  Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI), dijo lo siguiente: “Se me ocurrió la idea de crearlo, pensé en ese derecho adquirido y en vez de tratar de cambiar radicalmente la forma de construir (como los actuales sistemas edilicios), traté en incorporarle tecnología a uno de los elementos más antiguos y más utilizados por el hombre (actualmente se producen y se consumen más de 100 millones de ladrillos por mes en Argentina)”.

Hoy, para utilizar cualquier sistema constructivo modular o industrial, se requiere mano de obra altamente calificada, lo que hace que el avance de la mampostería en seco sea muy lento, dice el sector ladrillero.

Su intención es “que el sector pueda poner en manos de sus clientes un ladrillo como este, y así se estaría trabajando en un punto bisagra para el futuro de la construcción sustentable. Si pudiéramos imaginar que ese tan alto porcentaje de edificación tradicional se hiciera con un ladrillo súper eficiente, podríamos llegar pensar en cambiar la matriz energética de un país. El ahorro en energía podría superar en más de un 50% respecto de lo que conocemos”.

Cómo se hacen

Existen dos formas de fabricar este ladrillo de altas prestaciones, una es mediante proyección de poliuretano y la otra mediante el encolado del núcleo de las piezas de Poliestireno Expandido (EPS).

Se pueden fabricar de dos formas: una por inyección de poliuretano y la otra al adherir al núcleo de las piezas de Poliestireno Expandido (EPS)

“En estos años hemos contactado a una de las empresas líderes en automatismo a nivel mundial, con sede en Alemania, con la que desarrollamos una línea de producción para inyección de poliuretano totalmente automatizada capaz de producir más de 12 millones de unidades por año. Son producciones compactas pensadas para ser instaladas en los finales de las líneas de fabricación de ladrillos”, comentó Querejeta.

Reducir costos

Otra ventaja es que se pueden fabricar ladrillos con costos de mano de obra muy bajos. Obviamente, cuando se alcance la escala completa de producción, los valores serán competitivos. “Hoy nos encontramos en diferentes negociaciones con empresas muy importantes, incluso alguna que no pertenece directamente al rubro ladrillo, pero si con una muy fuerte presencia en el mercado de la construcción que miran muy atentamente el volumen que se maneja en la industria, tanto ellos como nosotros vemos una gran oportunidad en este mercado que es tan grande”, comentó Querejeta.

Según los datos publicados por varias fábricas de ladrillos, se estima que el volumen no es inferior a 80 millones de ladrillos por mes, lo que equivale a unos 5,5 millones de metros cuadrados de pared por mes.

Aquí la comparación del valor K entre la tecnología recientemente patentada y los ladrillos existentes

Discos extraños para inventar
A sus 48 años Mauro Querejeta siempre ha estado relacionado con la invención, la innovación y el mundo de la construcción (venta de materiales). “Mi familia hace más de 40 años que tiene su empresa vinculada al rubro. Mi perfil es de emprendedor, desde muy chico tuve mucha curiosidad por todo lo relacionado con lo nuevo y distinto. Me auto defino como un emprendedor puro. Siempre quise transitar mi propio camino, es así como entre tantas cosas, una de las más trascendentales que hice fue la creación e incorporación, hace más de 15 años del sistema constructivo SIP (panelería) en la Argentina, actualmente unos de los sistemas industrializados más consolidados en el país, como verán, no por esto he dejado de pensar en que siempre hay algo más”, concluyó.

FUENTE: INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *