Daniel Zabala, el joven de las inferiores de River que asombró en la clasificación en Córdoba por la Copa de la Liga

0

“Bien el pibe, ¿eh?”. La frase que Martín Demichelis le dijo a Javier Pinola en el banco de suplentes del equipo visitante del estadio Juan Domingo Perón, de Alta Córdoba, se replicó en cada boca riverplatense. El director técnico y el principal ayudante de campo de River, expertos en la materia, quedaron encantados con la actuación del zaguero central Daniel Zabala en su segundo partido oficial en la primera división. Cuando el equipo perdía por 1-0 y estaba quedándose fuera de los cuartos de final de la Copa de la Liga, el joven ingresó para jugar todo el segundo tiempo a raíz de la lesión de Paulo Díaz y superó la prueba con creces. Carácter, marca y técnica con la pelota mostró el defensor de 21 años que desde el primer día en que vivió en el club, hace ocho años, sorprende con su potencial: había casi 100 chicos en la prueba que realizó y quedó solamente él.

“Es un chico que tiene mucha agresividad, anticipo, duelo, mucha pierna. Es rápido, no teme entrar en el duelo… Todo ese tipo de cosas no se compra: las tenés o no. Y él las tiene”, declaró Demichelis tras el 3-1 del conjunto millonario sobre Instituto para clasificarse como líder de la zona A. Sucede que tras un auspicioso debut oficial, del 30 de marzo en Parque Patricios en la caída por 1-0 contra Huracán, la actuación del juvenil en Córdoba aumentó las expectativas depositadas en su futuro. Según los datos de la empresa estadística Opta, ganó 7 de 9 pelotas, acertó 23 de 25 pases, registró 3 de 3 balones largos y efectuó seis despejes y cuatro recuperaciones.

Con contrato hasta diciembre de 2025 y una cláusula de rescisión de 25.000.000 de euros, el marcador central diestro que mide 1,81 metros y pesa 78 kilos llegó a River a fines de 2016. Nacido en Williams Morris, Hurlingham, el defensor se enteró de que se iban a llevar a cabo pruebas en el predio que el club posee en ese partido bonaerense y fue observado por Gustavo Fermani, que lo citó para que comenzara a entrenarse en el Monumental con los jugadores de la categoría 2003.

“Me acuerdo de que éramos casi 100 chicos y quedé sólo yo. Jugué de marcador central, pero la anécdota fue que llevé zapatillas para jugar y Fermani me preguntó si no tenía botines. Y le dije: «Yo consigo todo con tal de jugar en River». Así comenzó mi carrera futbolística”, recordó Zabala, nacido el 17 de enero de 2003, en diálogo con el sitio de la institución. “Fui con muchos amigos, jugué y me divertí. Encima, me habían visto en el futsal de Vélez y querían que fuera a jugar allá. Pero cuando Gabriel Rodríguez me comunicó que había quedado, fue algo maravilloso. Nunca pensé que iba a jugar en River. Estaba muy emocionado. No empecé de tan chico y me adapté enseguida al juego de las inferiores; lo mismo me pasó este año cuando subí a la reserva. Creo que fue algo que Dios puso en mi camino”, contó Zabala.

Está en el radar de Demichelis desde comienzos del ciclo, cuando el joven actuaba en la reserva: el 23 de marzo de 2023 se presentó en un amistoso que terminó en victoria por 4-3 ante Universidad Católica en Salta (entró a los 29 minutos de la parte final en lugar de Emanuel Mammana); el 28 de abril de ese año firmó su primer vínculo profesional, y el 15 de noviembre entró a los 15 minutos del segundo período en el 2-2 amistoso con Colo Colo en Concepción, Chile, en lugar de Andrés Herrera, para oficiar de defensor lateral derecho. Luego, en enero de 2024 hizo su primera pretemporada en la primera división, participó 13 minutos en el 1-1 de práctica frente a Rayados, de Monterrey, en Estados Unidos; volvió a jugar en el 0-4 amistoso del 22/3 contra Independiente Rivadavia; debutó oficialmente ante Huracán, y volvió a bajar a la reserva hace una semana, para ser capitán en un 4-1 sobre Atlético Tucumán.

“Soy un jugador técnico al que le gusta salir jugando y romper líneas yendo al ataque. Soy fuerte en la marca y me gusta mucho anticipar al rival. Y sobre todo me gusta leer la jugada. En River aprendí que se juega a otro ritmo y que cuando pasás de categoría el juego se vuelve cada vez más complicado. Tenés que estar siempre muy bien físicamente, hay que ser muy seguro en la marca y rápido para salir jugando y resolver todas las jugadas”, contó Zabala. Admirador del estilo de Cristian Romero, Lucas Martínez Quarta y Sergio Ramos, el juvenil saltó de la quinta división a la reserva en octubre de 2021, año en el que tuvo sus primeros entrenamientos en la primera como sparring, cuando todavía dirigía Marcelo Gallardo.

Aciertos de Daniel Zabala en Instituto 1 vs. River 3

Tras sumar 35 partidos y dos goles en la reserva, ahora ya tiene dos encuentros oficiales en la primera, más cuatro amistosos y siete suplencias sin ingresar, entre ellas, el viaje a Venezuela para el debut copero de River contra Táchira (2-0). Ya consolidado en el plantel profesional, el muchacho de 21 años que se lució en Córdoba espera su chance para cumplir su gran sueño: debutar en el Monumental con sus padres, Laura y Daniel, en las tribunas: “Siempre lo imagino y sé que va a darse”.

Source: la nacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *