El cambio radical de Roberto Feletti y la decisión del kirchnerismo de transferirle toda la responsabilidad a Guzmán

0

El almuerzo duró una hora y 20 minutos en el despacho de Martín Guzmán. En buenos términos, Roberto Feletti le confirmó al ministro de Economía que dejaba su cargo. Los motivos: las diferencias políticas de sus jefes, el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El kirchnerismo decidió transferirle toda la responsabilidad a Guzmán sobre la inflación. “Ya no tiene excusas”, concluyeron fuentes cercanas a la expresidenta, que -adelantan- mantendrá el silencio los próximos días. El malestar con el titular del Palacio de Hacienda es total. Ahora, según advirtieron desde la terminal de poder que controla la vicepresidenta, lo que ocurra con los precios solo tendrá un responsable: Guzmán. “Que expliquen por qué los alimentos no paran de aumentar”, agregaron.

Cecilia Goyeneche: “Quedaron a la vista las complicidades de la Justicia y la política con la corrupción”

La sorpresa de Guzmán fue total. Es que el último martes, cuando el ministro le confirmó la decisión de que absorbería la Secretaria de Comercio Interior, Feletti estuvo de acuerdo y se pusieron a trabajar en una agenda en común. La reunión de hoy era la continuidad de ese primer encuentro. A diferencia de lo que ocurrió con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el ahora exsecretario y Guzmán “venían trabajando muy bien”, explicaron cerca del responsable de Economía.

Martín Guzmán y Roberto Feletti

Martín Guzmán y Roberto Feletti

Incluso, tampoco hubo ningún gesto de malestar o intención de renunciar el viernes, día que se realizó el anuncio del cambio de jefatura. ¿Qué pasó el fin de semana para que Feletti modificara su decisión? En la Casa Rosada no tienen dudas que fue un pedido de “su sector”, es decir, del kirchnerismo duro.

“Avancemos”, fue la palabra del Presidente para su ministro apenas se enteró de la novedad de la renuncia de Feletti. Eran las 14.30, recién terminaba de almorzar tras un acto y una entrevista en un radio, donde volvió a hablar de las retenciones, lo que generó incertidumbre en los despachos oficiales.

Para esa hora, Guzmán ya tenía el nombre decidido: Guillermo Hang, un hombre de su máxima confianza, que dejó su silla como director del Banco Central de la República Argentina para asumir como secretario de Comercio de la Nación. Empoderado por el jefe del Estado, el ministro también conservará esa cuota de poder en el Banco Central, que preside Miguel Pesce.

Alberto Fernández y Martín Guzmán

Alberto Fernández y Martín Guzmán (Fabián Marelli/)

Con el foco en la Energía, otra de las áreas bajo su control que comparte con La Cámpora, Guzmán volverá a encabezar un acto con el Presidente este martes cuando presente un decreto con la flexibilización del cepo para el sector energético, principal reclamo empresario para avanzar con inversiones, tal como anticipó LA NACION. Con este avance, más el nuevo cronograma de tarifas, el ministro de Economía busca demostrar que tomó el control de un área sensible para Cristina Kirchner y la organización que lidera Máximo Kirchner.

La salida de Feletti no desencadenó una salida general de otros funcionarios que ya mostraron disidencias con Guzmán, como el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. Si bien, todos “están a prueba”, por ahora nadie dejará su lugar siempre y cuando no haya sorpresas a la hora de poner en marcha el nuevo cuadro tarifario, dicen en el Gobierno. El Presidente y Guzmán le anticiparon al secretario de Energía, Darío Martínez, que la segmentación de las tarifas era su responsabilidad.

Guzmán sabe que su futuro está atado a los resultados que consiga en los próximos meses. Pese a la presión y las críticas internas, el ministro está convencido de su programa económico y cuenta con el respaldo del Presidente.

En este escenario, el titular del Palacio de Hacienda ya avisó que, si bien sumó una de las principales áreas con capacidad de generar cambios, como es la Secretaria de Comercio, aún no controla toda la botonera, ya que la política monetaria está en manos de Pesce. A eso se suman los efectos de la guerra en Ucrania.

Source: economia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *