La crisis en Italia se ha agudizado: la derecha pone al borde del abismo al Gobierno de Mario Draghi

0

Lejos de la conciliación y el apaciguamiento militar, el mordaz discurso esta mañana del primer ministro italiano, Mario Draghi, ante el Senado, dejando claro que solo estaba dispuesto a avanzar con la mayoría, estaba a un clic de distancia. Ha llevado la crisis política actual a un nivel tan dramático que el escenario aterrador de unas elecciones anticipadas ahora parece más cercano, si Draghi pide un voto de confianza.

En su discurso de esta mañana, Draghi -cuya dimisión quedó congelada el pasado jueves- enumeró en blanco y negro sus prioridades y condiciones, y las prioridades y condiciones para seguir adelante. En efecto, ha sacado a la luz todas las contradicciones, discrepancias y desencuentros en el heterogéneo gobierno mayoritario que lo ha acompañado durante los últimos diecisiete meses.

Los ministros y senadores aplauden al primer ministro de Italia, Mario Draghi (centro), después de hablarles sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada, en el Senado de Roma el 20 de julio de 2022
ANDREAS SOLARO – AFP

Esto provocó un virtual «golpe» de la llamada derecha «de gobierno», como se autodefinieron hasta ahora la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia, del expremier Silvio Berlusconi (que hasta ahora formaron parte del gobierno de unidad nacional), que patearon el tablero. Descontentos con los comentarios de Draghi sobre la reforma fiscal, han avanzado, entre otras cosas, a reclamar un «nuevo gobierno», diferente al actual, pero liderado por el exjefe del Banco Central Europeo (BCE), con condiciones inaceptables que exigen la continuación del consenso más amplio posible en el Parlamento.

En el sentido de colapsar y poner en vilo al gobierno de Draghi, la derecha vuelve a exigir no solo la salida del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), origen de la crisis, sino también un cambio de ministros. En todas las categorías de muebles y salud. Salvini siempre ha odiado sus apodos.

«La centroderecha de gobierno está dispuesta a un ‘nuevo pacto’ de gobierno y seguirá dando su apoyo para resolver los problemas de Italia solo con un nuevo gobierno, liderado siempre por Mario Draghi, sin el M5E y profundamente renovado«, dijeron los dos espacios, en un comunicado que está más apretado que nunca y parece tirar cualquier decisión de última hora.

Un debate al rojo vivo

La medida se produjo tras un acalorado debate parlamentario en el Senado frente a Draghi, en el que todos dijeron de todo, como si se tratara de terapia de grupo o psicoterapia. En ese contexto, frente al Primer Ministro con rostro serio, llamó especialmente la atención el grito del jefe de bancada de la Liga, Massimiliano Romeo, que incluso provocó la huida del “Super Mario”, que incluso hicieron que “Súper Mario” saliera del hemiciclo, incrédulo por lo que estaba oyendo. Luego supo que cuando Draghi se levantó y se fue, tenía la intención de ir directamente al Palacio del Quirinal, donde está el sillón del presidente, para presentar nuevamente, esta vez, de manera irrevocable, su renuncia al presidente, Sergio Mattarella. Pero algunos ministros lo arrestaron y lo persuadieron para que volviera a la sesión, dijeron algunos diputados al Corriere della Sera.

“Entiendo que Este partido de derecha de Giorgia Meloni, que fue el único que nunca integró el gobierno de unidad nacional de Draghi y estuvo en la oposición, siempre reclamó elecciones anticipadas. Fratelli de Italia vuela en los sondeos y es justamente por eso que la derecha “de gobierno” optó por la movida de ruptura, temiendo quedar afuera del reparto de la futura torta electoral.

Según las encuestas de opinión, si hay elecciones anticipadas en octubre, la derecha se une en una coalición (Liga, Forza Italia, Fratelli de Italia).

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, llega para dirigirse a los senadores sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana pasada, en el Senado de Roma el 20 de julio de 2022
ANDREAS SOLARO – AFP

En el Senado reinaba un ambiente de máxima tensión. Ambas partes estuvieron al borde de un ataque de nervios, negociaciones frenéticas y llamadas telefónicas en las que también intervino el presidente Mattarella, juzgando una crisis que parecía correr sin más desenlace. Además de la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas en octubre.

Con la caída de la Bolsa de Milán y el aumento del «spread», había malas señales para Italia, a las 5 de la tarde Draghi, en una breve respuesta ante un Senado gélido, mostró que no quería tirar la toalla. De hecho, volvió a recordar que si no había presentado de nuevo su renuncia había sido por ese clamor de parte de los italianos en favor de que continuara al frente del barco. Y les recordó a los parlamentarios allí presentes que eran ellos, con su voto, los que tenían que decidir si darle de nuevo la confianza, o no. Algo que sucederá en las próximas horas, en una de las jornadas más complejas que se recuerden de la incomprensible y siempre agitada política italiana.

El primer Ministro de Italia, Mario Draghi, habla con el Ministro de Relaciones Exteriores Luigi Di Maio (L) durante el debate sobre la crisis del gobierno tras su renuncia la semana anterior, en el Senado
Roberto Monaldo – LaPresse via ZUMA Press

Contestándole, por otro lado, a la acusación que le había hecho Meloni de querer tener “plenos poderes”, que evidentemente le molestó, Draghi también aseguró que “nadie reclamó plenos poderes”, sino que lo único que les había dicho es que asumieran sus responsabilidades y votaran si quieren que se quede, o no, bajo sus condiciones, como corresponde en una democracia parlamentaria, como la italiana.

FUENTE: LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *