Misiones: estatales toman el Ministerio de Salud y el gobierno advierte que “no se puede equiparar un sueldo a la canasta básica”

0

Se cumple el sexto día de la protesta policial, que creció en superficie frente al Comando Radioeléctrico en el acceso a Posadas; el gobierno advirtió que no puede equiparar la canasta básica

POSADAS.– La protesta de la policía de Misiones por mejoras salariales que arrancó el viernes con un piquete con cubiertas y fuego en la puerta del Comando Radioeléctrico I, en el acceso al microcentro de esta ciudad, inició hoy su sexto día sin novedades en las posiciones. La escalada llegó de la mano de trabajadores de la sanidad, que tomaron el Ministerio de Salud Pública para reclamar un aumento del 100% de sus haberes. Poco después, docentes y policías respaldaron la acción.

El gobierno provincial firmó ayer un acuerdo con ATE del sector salud, pero trabajadores disconformes tomaron el Ministerio. El grupo expresó sentirse “traicionado” por el acuerdo rubricado, que estipula un aumento del 24%. Se repitió así lo sucedido con los docentes, que tras la firma de un acuerdo con UPDM, el sindicato mayoritario y cercano al oficialismo, salieron a manifestar su repudio con cortes de rutas, el más importante sobre la ruta 12 de acceso a Posadas.

El edificio tomado, en la calle Santiago del Estero y Junín –que está cortada hace días–, se encuentra a unas cinco cuadras del Comando Radioeléctrico I, epicentro de la protesta de policías, docentes y estatales.

La firma de ayer se concretó tras una mesa de diálogo en el Ministerio de Salud de la provincia, encabezada por el titular del área, Héctor González; la ministra de Trabajo y Empleo, Silvana Giménez; y el ministro de Hacienda, Finanzas, Obras y Servicios Públicos, Adolfo Safrán. Hoy, con el edificio tomado, el ministro González se encontraba “de viaje”, según se supo.

El gobierno de Misiones insiste con que la oferta que los referentes de la protesta rechazaron el lunes es buena y en una conferencia de prensa, el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, explicó que ni los policías ni otros estatales pueden tomar como referencia para el salario el valor de la Canasta Básica Total, que el Indec cotizó en 822.000 pesos en mayo.

Es decir, en el gobierno provincial creen que lo correcto es tomar como referencia la mitad de la canasta, como parámetro para un sueldo de un empleado de la administración pública lógico, teniendo en cuenta el actual contexto de crisis económica. El argumento da por hecho que en las familias deben existir dos jefes de hogar, que ambos trabajan y tienen ingresos.

Desde la Rosadita (la casa de gobierno provincial) quieren imponer la mirada de que los aumentos ofrecidos son más que razonables, teniendo en cuenta el contexto de crisis. Hasta hoy no han convocado a los referentes de los policías, los suboficiales retirados Ramón Amarilla y Germán Palavecino, a una nueva reunión.

“En algunos casos, lo que ofrecemos duplica o casi triplica la inflación que fue del 7% para el mes. En el caso de la Policía de la Provincia, en enero un suboficial mayor percibía 510.941 pesos, este mes de mayo va a percibir va a percibir 853.748 pesos, con un acumulado del 67,9%”, detalló Pérez.

Sin nuevo ofrecimiento, por ahora

“Todavía no tenemos novedades”, dijo Palavecino a LA NACION este miércoles a las 15 horas. Según Palavecino, “hasta octubre pasado el Gobierno siempre equiparó la Canasta Básica Total con su política salarial, más o menos, pero después los sueldos quedaron muy atrasados”.

“Misiones tiene un historial de equilibrio fiscal y una Ley, la única en el país, que le impide endeudarse para pagar gastos corrientes, claramente se va a dejar de hacer asfaltos, dos hospitales, potabilizar el agua en una localidad y otras tareas, para poder pagar estos aumentos. Es un esfuerzo grande, la cuestión económica repercute no solo en el Estado provincial, hay privados que han despedido gente”, dijo el ministro Pérez, que buscó ponerle un contexto a la situación, buscando para bajar las expectativas de los estatales.

Se va agrandando la protesta

LA NACION recorrió en las primeras horas de la tarde las inmediaciones del Comando Radioeléctrico I, epicentro de la protesta, y pudo comprobar que el ánimo es festivo, no hay signos de cansancio y cada día se van sumando nuevos gremios a la protesta.

A docentes, personal de salud y guardaparques provinciales se sumaron ahora los periodistas, ya que el Sindicato de Prensa de Misiones (Siprem) instaló una carpa en la esquina de Av. Uruguay y Trincheras, a 100 metros del Comando Radioeléctrico, donde se armó otra cabecera de la protesta, dominada por los docentes.

El número de carpas creció y se pudieron contar medio centenar. También se instalaron baños químicos en la vereda, ya que los sanitarios del Comando Radioeléctrico colapsaron.

Pegado a la unidad policial está el Comedor de la UNaM (Universidad Nacional de Misiones), que no pudo colaborar con alimentos porque afrontan su propia escasez, pero manifestaron su solidaridad prestando cajas y otros elementos que sirvieron para instalar sus campamentos.

La diferencia es que ahora los policías activos que se suman a la protesta no solo no se cubren, sino que pasean orgullosos con su uniforme y toda su parafernalia.

Hoy pidió el micrófono para hacer un saludo de solidaridad uno de los jefes del grupo comando o GIR (Grupo de Intervención Rápida). “Policías con policías, no. Ese es nuestro lema, y otro lema que tenemos es ‘entramos todos y salimos todos, o no sale ninguno’. Que Dios los bendiga”, dijo el oficial a cargo del grupo comando de la Policía de Misiones, luciendo sus boinas cruzadas y sus chalecos antibala.

Otro grupo especial que se paseaba fue la Dirección de Agrupación Motorizada o DAM. Una docena de hombres y mujeres estuvieron marcando presencia. “No estamos de paro, porque siempre hay guardias”, explicó a LA NACION, una joven agente que participaba en la protesta, con su impecable uniforme.
Source: ai new open

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *