Susana Ballesteros, la “gallega del GPS” que pasó de vivir en el anonimato a lanzarse como cantante

Susana Ballesteros, la “gallega del GPS” que pasó de vivir en el anonimato a lanzarse como cantante

Su voz está presente en más de 20 países. Hace ocho años, con su simpático tono neutro, ayuda a millones de personas al ser la guía para encontrar calles y lugares específicos. Esa persona detrás de un dispositivo mantenía el anonimato hasta hace pocas semanas, cuando realizó un video donde parodió su trabajo y fue reconocida de inmediato. La mujer guía pasó a tener nombre y apellido para el público: Susana Ballesteros. Nacida en España y casada con un argentino, ahora cumple su sueño de lanzarse como cantante. En diálogo con LA NACIÓN habló de su largo recorrido en la locución y de los proyectos artísticos que planea encarar.

Jero Freixas, el influencer argentino que “rompe” las redes con su humor y que es seguido por Messi

La locución llegó a la vida de Susana cuando apenas era una niña. A la hora de dormir sentía miedos propios de la noche, por lo que escuchar cuentos le transmitía una paz especial y creaba una atmósfera de palabras y fantasías, con la que podía conciliar el sueño. Ese fue el momento en el que supo que quería hacer lo mismo: ayudar con la voz.

“Sentirme acompañada o querida con esa sensación de abrigo de la otra voz me llevó a querer acompañar a otros”, afirmó al recordar aquel sentimiento y las historias que la arropaban por las noches.

(Foto Instagram @susanballes)

(Foto Instagram @susanballes)

Los años pasaron y la profesión la llevó a realizar diversos trabajos relacionados con periodismo, el doblaje y la animación, una de sus más grandes pasiones. Si bien todo lo que hacía estaba vinculado a la carrera que había elegido de pequeña, aún guardaba dentro un deseo que pudo sacar a la luz años recién ahora.

La voz del GPS

En 2013, Susana se presentaba a diversos castings, y como ella misma explica, en general, a la hora de hacer las pruebas el locutor no conoce para de qué proyecto formará parte, sino que esa es una información que se conoce una vez que la selección es confirmada. En este contexto, comenzó a avanzar en las etapas de pruebas y finalmente supo que sería la voz guía del sistema de posicionamiento global más usado en el mundo.

“Una forma de incluirlos”: tiene 20 años y creó una inteligencia artificial que traduce la lengua de señas

Fueron seis meses de grabación. En 2014 su voz ya era escuchada en cada rincón de habla hispana. Ante el anonimato, los usuarios la apodaron “la gallega del GPS” como un signo de cercanía para aquella mujer que guiaba a todo aquel que quería saber cómo llegar a un sitio. Si bien solo sus amigos y colegas sabían que era Susana quien está detrás de las instrucciones, el orgullo de la joven locutora estaba ligada a aquel sueño que de niña la llevo a pensar en ayudar a través de la voz.

(Foto Instagram @susanballes)

(Foto Instagram @susanballes)

Acompañar a tanta gente y que tu voz suene en el oído de la mitad del mundo es súper bonito. Además, dándoles indicaciones, siendo un servicio. Cuando lo grabé pensaba en el que me iba a escuchar. No sé si es una cursi, pero es como que me imagino la escena y lo quiero ayudar, de verdad”, explicó al hablar sobre la sensación que le generó el trabajo más importante de su vida.

En mayo de 2022, el anonimato terminó. Junto a Nikki García -su colega y quien está a cargo de darle voz al servicio de Google Maps-, publicaron un video en el que ambas simulaban una conversación entrelazada por el rol que cumplen en los respectivos trabajos. El boom fue inmediato, y los halagos no cesaron.

Los sueños, su gran impulso y la música

La Susana niña supo que quería que su voz sea símbolo de acompañamiento, tanto como otra había sido la de ella en aquellas noches en las que el terror invadía su mente, y no la dejaba dormir. Pero, aquella pequeña también conocía a la música como un recurso en el que podía expresar sus sentimientos y quizás poner en palabras eso que otros también vivían. Empezó a escribir sobre lo que la atravesaba y las melodías acompañaron las palabras que cargaban emoción, pasión y aventuras.

Es tiktoker y se volvió viral al interpretar en lenguaje de señas temas de Coldplay en pleno show

Durante su adolescencia y adultez, sus vivencias fueron reflejadas en sus canciones. A pesar de que su deseo era llevar su música a lo más alto, esa faceta la mantuvo en resguardo en su intimidad. Sin embargo, fueron las palabras de su terapeuta las que la hicieron cumplir su sueño. “Empecé terapia hace año y medio y ahí me dijeron ‘si tú cantas, ponte una fechas para cantar’. Eso puso como la maquinaria en marcha para que me lanzara como cantante”, precisó.

(Foto Instagram @susanballes)

(Foto Instagram @susanballes)

“Había estado en el eterno bucle de recibir clases de canto durante mucho tiempo. Llevo 16 años estudiando, y sintiéndome que todavía no estaba preparada”, reveló.

“Ya me cuido yo” y “Déjame” son sus dos lanzamientos, donde cada una de las palabras que componen las canciones fueron escritas y analizadas por Susana. La lista de sus creaciones es tan larga que aún no termina de encontrar todos los temas que escribió desde pequeña. Todavía revisa aquellos recuerdos que aparecen, donde hay anotaciones sobre los sentimientos que vivió en cada época de su crecimiento personal y profesional.

Aunque tiene mucho material para conquistar al público, recorre este nuevo camino sin prisa y con la convicción de disfrutar cada uno de los pasos. “Esta etapa de mi vida quiero hacerla a mi ritmo, no quiero sentir la presión o estrés con la música porque me da miedo que sea como que lo considere como trabajo y no lo pueda disfrutar del todo. Ya que lo estoy haciendo, y es mi sueño y lo estoy cumpliendo, quiero también llevarlo a cabo y saber que no hay apuro. Quiero que todo lo que lance me guste mucho”, aseguró.

El proceso que recorrió para “animarse” a lanzar su música le dejó claves para poder recorrer cada momento con el objetivo que siempre buscó. “Me cuido yo. Ponerme a mi primero para ver qué quiere mi niña interior y respetarlo. Es difícil llegar a ese momento, todo el tiempo me veo queriendo aceptar cosas que no y luego me digo ‘espera, a ver, he dicho que sí, ¿pero lo quiero de verdad sí o no?”, reflexionó.

Mostró un juguete de su infancia y reveló una conmovedora historia sobre su padre

Esta misma postura mantiene en su profesión como locutora. Actualmente, se dedica a eso, pero a diferencia de tiempo atrás, ya no audiciona para todo, sino que se volvió más selectiva. “Hago las cosas que me parece que pueden ser buenas para mí, o en los que creo que encajo en la descripción de lo que piden”.

Por supuesto que los sueños no terminan nunca en la vida de Susana. Todos aquellos deseos hoy la colocan en el lugar del disfrute y de vivir de lo que ama. Ahora, sus aspiraciones son tan alcanzables como cercanas. “Me encantaría cantar en un sitio enorme como para 4000 personas y que todos canten mis canciones”, manifestó.

El amor y la argentinidad

La Argentina es uno de los países donde la voz de Susana resuena en cada auto y se replica en cada dispositivo donde se busca una dirección. Pero, esa no es la única unión de la española con la tierra del mate y el asado. Desde 2006, su conexión llegó de la mano del amor cuando arribó desde España a Los Ángeles por trabajo y conoció a su colega Gerardo Prat, quien realiza ciclos de entrevistas a celebridades. El flechazo fue instantáneo cuando se vieron por primera vez, para cubrir un evento juntos.

Criada en la panadería familiar, se formó como modelo y unió sus pasiones en un trabajo que derriba mitos: “Con esfuerzo se puede”

Pero, esta historia de amor y flechazos comenzó antes de ese evento. Según ella misma contó, sintió algo por él antes de conocerlo.

“Una vez estaba editando una nota de Penélope Cruz en la que él había entrevistado y no se le veía la cara, solo se escuchaba su voz haciéndole preguntas. Lo rebobiné porque me llamó la atención, entonces antes de conocerlo en persona yo había escuchado su voz y me había gustado. Y bueno, ahora tenemos dos niñas y llevamos ya 16 años juntos”, rememoró entre risas.

Sandra está en pareja con un argentino hace 16 años y son padres de dos hijas (Foto Instagram @susanballes)

Sandra está en pareja con un argentino hace 16 años y son padres de dos hijas (Foto Instagram @susanballes)

Ahora, la Argentina se convirtió en el lugar donde siempre quiere volver. “Me gusta la gente y me encanta la cultura en general. Me siento muy en casa. Cuando estoy viajando y escucho el acento argentino me dan ganas de hablarle porque sé que ya me puedo hacer amigos, por su calidez”, admite. Y agrega sobre su experiencia, que la llevó a hacer cambios en su día a día: “Siento que son muy efectivos, al menos los que yo he conocido, son muy cariñosos. Yo creo que soy un poco más fría, o era antes, pero los argentinos me han abierto el corazón”. El asado y la provoleta ahora sus platos favoritos, y no duda en volver cada vez que puede conocer el lugar que adoptó como su segundo hogar y donde planea brindar un show.

Susana hoy vive los sueños que anheló cuando supo que una voz podía cambiar una realidad y que con escuchar se podía salir de un lugar donde no se quería estar. Su realidad es la que soñó. “Hoy no pido más permiso para levantar el vuelo, no me dejo para luego”, asegura en una estrofa de“Ya me cuido yo”, la canción con la que comenzó a recorrer su camino en la música.

Susana Ballesteros, la “gallega del GPS” que pasó de vivir en el anonimato a lanzarse como cantante

Estas leyendo: deportes