Un misil ruso deja 10 muertos en un centro comercial, Zelenski pide el apoyo del G7

Un misil ruso deja 10 muertos en un centro comercial, Zelenski pide el apoyo del G7

Un misil ruso se abatió el lunes sobre un centro comercial dejando al menos diez muertos y 40 heridos en el centro de Ucrania, en momentos en que el presidente ucraniano pedía a los dirigentes del G7, reunidos en Alemania, «un apoyo pleno, total» para «poner fin a la guerra»

«Este terrible ataque muestra una vez más las profundidades de crueldad y barbarie adonde está dispuesto a caer el dirigente ruso» comentó desde el G7 el primer ministro británico Boris Johnson, quien añadió que este tipo de agresión «solo refuerza la determinación» de los occidentales en ayudar a Ucrania.

Según la Fuerza Aérea de Ucrania, el centro comercial de Kremenchuk, «muy frecuentado», fue atacado con misiles disparados por bombarderos de largo alcance Tu-22 desde la región rusa de Kursk.

Hay «diez muertos y más de 40 personas resultaron heridas. Esta es la situación actual en Kremenchuk a causa del bombardeo con un misil», indicó Dmytro Lunin, que dirige el gobierno regional de Poltava, donde se sitúa esta ciudad que antes de la guerra tenía 220.000 habitantes.

El taque fue calificado este lunes de «totalmente execrable» por el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.

«El mundo está horrorizado» por el ataque ruso contra un centro comercial en Ucrania, aseguró por su lado el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

– Ataques en Járkov –

Por otro lado, nuevos bombardeos rusos contra Járkov, en el noreste de Ucrania, dejaron este lunes cuatro muertos y 19 heridos, entre ellos cuatro niños, según el gobernador local Oleg Sinegubov.

«El enemigo aterroriza deliberadamente a la población civil» escribió en Telegram.

Desde Alemania los líderes del G7 se comprometieron este lunes a apoyar a Ucrania «el tiempo que sea necesario» y prometieron más sanciones contra Rusia.

El G7 seguirá «dando apoyo financiero, humanitario, militar y diplomático» a Ucrania «el tiempo que sea necesario», según una declaración común publicada en la cumbre que se celebra en el castillo Elmau en Baviera.

Al hablar por videoconferencia en la reunión, el presidente ucraniano Volodomir Zelenski instó a «hacer lo máximo» posible para terminar antes de fin de año la guerra y evitar «la dureza del invierno ucraniano» que hace más difícil combatir.

Zelenski, quien participará también en la cumbre de la OTAN en Madrid el martes, pidió además a los líderes de las siete potencias democráticas más ricas del planeta (Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y Canadá) «intensificar las sanciones» contra Rusia.

– Ayudar a Ucrania –

El G7 también quiere «coordinarse para utilizar los aranceles aduaneros sobre los productos rusos para ayudar a Ucrania», a partir de tarifas más altas, indicaron sus líderes.

«Seguiremos aumentando la presión sobre Putin. Esta guerra debe terminar», tuiteó el jefe de gobierno de Alemania, Olaf Scholz.

Los líderes del G7 también expresaron su «profunda preocupación» tras el anuncio de que Rusia podría transferir misiles con capacidad nuclear a Bielorrusia.

A la vanguardia del apoyo a Ucrania, Estados Unidos contempla suministrar a Ucrania un sofisticado sistema de misiles tierra-aire, indicó el lunes una fuente que calificó esa iniciativa como «prioridad» para el presidente Joe Biden.

– La OTAN se refuerza –

La cumbre del G7 estará seguida de una reunión de la OTAN en Madrid, que estará centrada en la situación en Ucrania.

Este lunes, la Alianza Atlántica anunció que aumentará sus tropas en situación de alta disponibilidad a «más de 300.000 combatientes» (en comparación con los 40.000 actuales) y que enviará más armamento pesado a su flanco oriental.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que estas medidas «constituyen la mayor revisión de nuestra defensa y presencia colectiva desde la Guerra Fría».

Por otro lado, a medida que la guerra se prolonga, su impacto en otros países se ha intensificado, con el alza de los precios de los alimentos y la energía que impulsa la inflación mundial y aviva los temores de recesión.

«Hacemos un llamado urgente a Rusia para que cese, sin ninguna condición, sus ataques a la infraestructura de agricultura y de transporte, y que permita el libre tránsito de envíos agrícolas desde puertos ucranianos en el mar Negro», afirmaron los líderes del G7 en la declaración conjunta.

Con millones de toneladas de granos bloqueadas en los puertos ucranianos, crece la preocupación de que las naciones africanas altamente dependientes de las exportaciones de Ucrania puedan enfrentar la hambruna.

Argentina, Indonesia, India, Senegal y Sudáfrica fueron  invitados a unirse a la cumbre del G7 a partir del lunes.

De su lado, Putin va a efectuar su primer viaje al exterior desde el inicio de la ofensiva contra Ucrania, a Tayikistán (el martes) y a Turkmenistán (el miércoles) para asistir a una cumbre de los países del mar Caspio.

yap-bur/smk/lpt/me/mb

Un misil ruso deja 10 muertos en un centro comercial, Zelenski pide el apoyo del G7

Estas leyendo: deportes